25 dic. 2014

Zascas

Que La ÑiÑa y yo estamos casadas es un hecho que a mis padres les costó entender, y tengo mucha tela para contar a algún psicólogo, pero tampoco me merece la pena, estoy bien! dentro de toda la mierda que tuve que tragar.

Hace ya casi tres años de aquello, y la normalidad en casa es casi total. Digo "casi" porque siempre coletea alguna cosa y digamos que yo no me relajo con el tema, siempre ando con la guardia alerta para que las cosas sigan yendo bien.

A cuento de este tema, estos días hemos tenido un par de momentos a los que he llamado ZASCA:

Hace dos días estuve en el notario con mis padres para firmar unas escrituras, y tuve que presentar las capitulaciones (documento que acredita que estamos casadas en separación de bienes) para dicha firma. El capullo del notario se dirigió a mi en una de las partes de la lectura del documento para explicarme una cosa y se refirió a mi mujer como TU MARIDO. Quiero pensar que iba rápido y no fue demasiado observador al leer los nombres, pero en fin, es notario, es su trabajo! De cualquier forma, cuando me dijo TU MARIDO, se hizo un silencio, y tuve creo que dos segundos de dejarlo pasar, pero inmediatamente le corregí y le dije: NO, ES MI MUJER, dije orgullosa con nuestro Libro de Familia en la mano. 

(Cuando nos casamos, no en todos los documentos figuraba el D./Dª, aunque en este sí)

Después de corregirle, nadie dijo nada al respecto, se hizo un silencio incómodo (para ellos, no para mí, que estaba hinchada de gusto :-) y después siguió leyendo. 

Para rematar, ayer en la cena de nochebuena jugamos un Trivial. Mi padre y yo contra mi hermano y La ÑiÑa. Pregunta de literatura que le lee MI PADRE a LA ÑIÑA: 

- ¿Qué poetisa fue la responsable del origen de la palabra LESBIANISMO?

(Mi padre se incomoda según va leyendo la pregunta, y La ÑiÑa contesta claro y meridiano: 

- Safo. 

Respuesta correcta, coge el dado y vuelve a tirar. Yo me parto de risa internamente y luego al irnos a dormir La ÑiÑa y yo lo comentamos y nos partimos de risa de nuevo. 


Aunque parezca que ya todo me da igual y mi vida es totalmente out, sigo teniendo mis miedos y reparos para hablar de ciertos temas. No de cara a la sociedad en general, ni en el trabajo, etc, que ahí lo tengo clarísimo; pero sí que sigo sin terminar de atravesar la maldita barrera de mis padres. Me daría para escribir un post detrás de otro, pero ahí dejo la reflexión sin más.

¿Por qué con los padres/madres suele ser la barrera más complicada?


2 dic. 2014

A Ver Si Le Sale Novio

Hoy ha venido un alumno a preguntarme si podía llamar a casa para que le trajeran las gafas de casa porque se le había caído la lentilla y tenía el ojo enrojecido. 

He llamado a su madre y la conversación ha sido tal que así:

- Hola, mira es que Juan ha tenido un problema con las lentillas y me pregunta si podríais traerle de casa las gafas. 

- Ay, hija mía, qué desastre de chico, siempre le pasa algo con las lentillas. Sí, se las llevo enseguida. Si es que de verdad, no sé cuándo va a madurar este chico, quizá cuando tenga ya veintitantos años. O al final tendrá un novio que sea quien se ocupe de estar pendiente de sus gafas y lentillas, porque él por su cuenta es un desastre!

- Eeeeh... claro, claro, jeje. Venga, aquí le espera, vale? Un saludo!


He colgado y he necesitado unos segundos para repasar mentalmente la frase de la madre. Pero no, no estoy loca! Ha dicho claramente NOVIO. Que a ver, naturalidad a tope, claro que sí, pero una no está acostumbrada del todo a estos niveles, y más con este chico que ni pluma ni nada. 

¡Me ha encantado!

Que las familias lo traten con tanta normalidad me desconcierta hasta a mí.


7 nov. 2014

Kantorange Is The New Black

Supongo que TODAS habéis visto la maravillosa serie ORANGE IS THE NEW BLACK, verdad?

Aprovecho para recomendar que la veáis si no es así, y para que os echéis unas risas con el vídeo de Joaquín Reyes de la reina de las folklóricas bolleras metida entre rejas...

29 oct. 2014

Lo Tuyo es Mío y lo Mío es Mío.

Está la cosa muy malita, tanto que dicen por ahí que con la crisis la tasa de divorcios ha disminuido. Parece ser divorciarse cuesta dinero, a unos más que a otros según las circunstancias, pero parece que la consigna ultimamente es, virgencita que me quede como estoy aunque sea hecha una mierda

Que no es mi caso, por si alguna que me aprecie se está preocupando. Nunca se sabeee, nunca se sabeee, pero a día de hoy estoy felizmente casada aunque haya que currárselo de lo lindo.

La cuestión es, ¿qué opináis del temita BIENES GANANCIALES Vs. SEPARACIÓN DE BIENES?



Por ahí hay gente que piensa que si te casas en separación de bienes es que hay gato encerrado y falta de confianza, y por allá hay gente que piensa que si te casas en bienes gananciales es que hay gato encerrado y falta de confianza. 

Sí, de cualquier forma se puede interpretar lo mismo, según se mire. 

En caso de estar casadas o casaros en un futuro o en un mundo apocalíptico en el que rompierais vuestra firme convicción de no casaros ni borrachas...



¿Os casariáis/casastéis en bienes ganaciales o separación de bienes?

25 oct. 2014

Caca, culo, pedo, pis.

Ayer nos reíamos hablando de cosas escatológicas estando con tu churri. Había discrepancias en cuanto a las siguientes cuestiones...

¿Eructos delante de tu pareja? 
¿Ventosidades?
¿Hacer necesidades menores en su presencia?
¿Y necesidades mayores?

Mis respuestas son:

- No (porque no lo hago tampoco delante de otra gente)
- No (aunque alguna vez se escapa alguna, y hay que reirse y pedir perdón)
- , no hay problema. 
- No, sí hay problema.

¿Cómo de recatadas sois vosotras?

19 oct. 2014

Después

Después de irme a La Pequeña Ciudad con dos locos a un concierto de Supersubmarina...



Después de dormir 5 horas y volver a Madrid, ir al teatro a ver la maravillosa y recomendadísima El principio de Arquímedes...



Después de ir a cenar a casa de las grandes Farala y Kali, y poder conocer en primicia su nueva casa, y pasar una cálida velada digna de la mansión  Preysler...



Después de llegar tarde a casa y dormir otras 5 horas y madrugar para ir a jugar al fútbol, y al terminar ir a casa, ducharme e ir a comer al estreno del mercado de comida callejera MadrEat...



Después de volver a casa y preparar las cosas para ir a jugar al pádel...



Después de acordarme de que mañana lunes me voy de senderismo a Cercedilla con 90 adolescentes...



Después de todo eso... ME VOY A LA CAMA, aunque solo sean las 21,30h de la noche. 

¡Hale!

12 oct. 2014

Deporte y Lesbianas

Cuando vivía en La Pequeña Ciudad no era infeliz. Mi familia estaba muy cerca, mi trabajo era relativamente cómodo, un piso grande y céntrico a buen precio, tenía lo que allí llaman "calidad de vida" (todo cerca, raro escuchar sirenas por la calle, seguridad, distancias cortas), y aunque cada vez menos porque se iban yendo por circunstancias de la vida, tenía amigas y todo. Ah, y cuando tuve novia no era de allí pero vivíamos a una hora en tren, con lo que la relación a distancia era una mierda, pero sobrellevable. 

Parece que no había motivos para querer otra cosa, no? Ya he contado varias veces que me fui a Madrid a estudiar, estuve allí seis años y luego al aprobar las oposiciones en Mi Pequeña Ciudad es cuando me tuve que volver. Y pasé nada menos que diez años allí hasta que las circunstancias de la vida me devolvieron a Madrid. 

Y aquí no me importa que haya distancias más largas (luego no es para tanto si te lo montas bien), y que haya sirenas y cortes de calles por manifestaciones cada dos por tres, y menos seguridad, y que el alquiler de un piso no céntrico también sea caro, y muchos otros supuestos inconvenientes. 

No me importa porque he ganado muchas cosas en muy poco tiempo. Lo primero por supuesto, que vivo con la que es mi mujer, mi compañera día a día, con quien tomo decisiones, hago planes y me lo paso en grande. También porque no es que esté de museo en museo cada día, pero la oferta cultural es grande y siempre hay algo interesante que hacer. Porque ya tenía amigos aquí, y me encanta tenerlos cerca. Y también por la cuestión que me ha inspirado para soltaros este rollo que estoy contando: EL DEPORTE.

En la Pequeña Ciudad cuando eres mujer que ronda los treinta por arriba o por abajo, ya no encuentras muchas opciones para hacer deporte, por lo menos de la forma que a mí me gusta. Yo salvaba los muebles apuntándome al gimnasio (que odio a muerte, me parece el invento más aburrido del mundo), y jugando al pádel, que esta opción fue la que me dio un poco de aire y me hacía sentir bien y divertirme.

Pero al venir a Madrid tenía un objetivo claro; volver al deporte en equipo, donde siempre me lo he pasado como los indios. Llevo ya un par de años metida en fútbol sala, donde soy una malísima paquete, pero bueno disimulo y corro, subo, bajo, a veces me paro algún gol y sobre todo es apuesta segura reírme y pasármelo bien. Y también llevo el mismo tiempo jugando a baloncesto, donde he vuelto a mis tiempos mozos (es a lo que realmente he jugado toda la vida) y disfruto cada entrenamiento y, cada partido como una niña pequeña. 







Aparte de esto, también juego al pádel de vez en cuando, y tengo en mente probar el Roller Derby (una locura divertidísima de patinaje en pista), arrastrada (gracias!) por mi archiamiga Juanita Vergara.

                                          

Todo esto además me ha llevado a conocer a gente estupenda con la que además de echar la pachanga de rigor, compartimos muchas más cosas. También he confirmado lo ya sabía, y es que el deporte atrae a las lesbianas (y a su vez a las lesbianas entre ellas, menuda endogamia, majas!). No a todas, lo sé, pero no es un tópico sin más, es una realidad. 

Y me surgen preguntas:

¿Encontráis estos problemas para practicar el deporte que os gustaría las que vivís en sitios pequeños?

¿Os salís del tópico y el deporte os da alergia?

Y la pregunta científico-metafísica del día...

¿Por qué creéis que las lesbianas en general se sienten atraídas por el deporte?